Consagración al Corazón de Jesús

   Como consecuencia de la decadencia de España tras el "Desastre del 98", se comienza a crear la concienciación de que es necesaria una regeneración nacional a todos los niveles. Así lo subrayan en aquel momento algunas autoridades de la vida política y cultural como Francisco Silvela o Menéndez Pelayo, justificando dicha decadencia como el final de un proceso producido por haber abandonado el catolicismo como proyecto nacional; tal renovación vendrá de la mano de la Iglesia y de la familia real española. 

   Influenciados por el movimiento corazonista francés, las entronizaciones promovidas por el padre Crowley, la promesa del Corazón de Jesús al beato Bernardo de Hoyos en Valladolid, las Marías de los Sagrarios de san Manuel González o la Guardia de Honor del Corazón de Jesús impulsada por san José María Rubio en España, se realiza una consagración al Corazón de Jesús dentro del Congreso Eucarístico Internacional de Madrid de 1911, precediendo a la consagración oficial de 1919.

   Cuenta el cronista que:
“En divisando la carroza y al cardenal legado, las fuerzas de guardia exterior presentaron armas, las bandas batieron marcha y los Reyes, con su séquito, se prosternaron, rindiendo homenaje a Su Divina Majestad”
Bendición en el Congreso Eucarístico Internacional de 1911 en Madrid
   Y entonces, el padre Postíus, secretario del Congreso, leyó en nombre de los Reyes la fórmula de consagración: 
“Soberano Señor, vivo y presente en el Santísimo Sacramento de la Eucaristía, Rey de reyes y Señor de los que gobiernan: ante vuestro augusto trono de gracia y de misericordia se prosterna España entera, vuestra hija muy amada. Somos vuestro pueblo. Que vuestro imperio dure siempre, por los siglos de los siglos. Amén”. 
    Es ya inminente, por tanto, la consagración que realizará el rey Alfonso XIII al pie del monumento del Cerro de los Ángeles en Getafe, ante miles de fieles llegados de todo el país, aquel 30 de mayo de 1919, cuyo centenario estamos celebrando hoy. 
   El monumento recibió la bendición del nuncio del Papa Benedicto XV, Francesco Ragonesi. El arzobispo de Madrid, Prudencio Melo, presidió la Santa Misa y, antes de la bendición final, el Cardenal Gasparri leyó un telegrama del Papa donde concedía indulgencia plenaria a todos los que asistieron a la ceremonia religiosa. A continuación se expuso el Santísimo Sacramento de forma solemne y todos se arrodillaron. Terminado el “Pange lingua”, permaneciendo todos de rodillas, alzóse únicamente el Rey y vuelto hacia el Santísimo y ligeramente también a su pueblo que le rodeaba y le escuchaba, con voz pausada y serena, pero marcada y firme, pronunció el Acto de Consagración con estas palabras: 
 “Corazón de Jesús Sacramentado, Corazón del Dios–Hombre, Redentor del Mundo, Rey de Reyes y Señor de los que dominan: España, pueblo de tu herencia y de tus predilecciones, se postra hoy reverente ante ese trono de tus bondades que para Ti se alza en el centro de la Península. Todas las razas que la habitan, todas las regiones que la integran, han constituido en la sucesión de los siglos, y a través de comunes azares y mutuas lealtades, esta gran Patria Española, fuerte y constante en el amor a la Religión y en su adhesión a la Monarquía.
Sintiendo la tradición católica de la realeza española y continuando gozosos la historia de su fe y de su devoción a Vuestra Divina Persona, confesamos que Vos vinisteis a la tierra a establecer el Reino de Dios en la paz de las almas redimidas por vuestra sangre y en la dicha de los pueblos que se rijan por vuestra santa Ley. Reconocemos que tenéis por blasón de vuestra divinidad conceder participación de vuestro poder a los príncipes de la tierra, y que de Vos reciben eficacia y sanción todas las leyes justas, en cuyo cumplimiento estriba el imperio del orden y de la paz. Vos sois el camino seguro que conduce a la posesión de la vida eterna; luz inextinguible que alumbra los entendimientos para que conozcan la verdad y el principio propulsor de toda vida y de todo legítimo progreso social, afianzándose en Vos y en el poderío y suavidad de vuestra gracia todas las virtudes y heroísmos que elevan y hermosean el alma.
Venga, pues, a nosotros Vuestro Santísimo Reino, que es Reino de justicia y de amor. Reinad en los corazones de los hombres, en el seno de los hogares, en la inteligencia de los sabios, en las aulas de las ciencias y de las letras y en nuestras leyes e instituciones patrias. Gracias, Señor, por habernos librado misericordiosamente de la común desgracia de la guerra, que a tantos pueblos ha desangrado. Continuad con nosotros la obra de vuestra amorosa providencia. Desde estas alturas que para Vos hemos escogido como símbolo del deseo que nos anima de que presidáis todas nuestras empresas, bendecid a los pobres, a los obreros, a los proletarios, para que en la pacífica armonía de todas las clases sociales encuentren justicia y caridad que haga más suave su vida, más llevadero su trabajo. Bendecid al Ejército y a la Marina, brazos armados de la Patria, para que en la lealtad de su disciplina y en el valor de sus armas sean siempre salvaguardia de la nación y defensa del derecho. Bendecidnos a todos los que aquí reunidos en la cordialidad de unos mismos santos amores de la Religión y de la Patria, queremos consagraros nuestra vida pidiéndoos como premio de ella el morir en la seguridad de vuestro amor y en el regalado seno de vuestro Corazón adorable. Así sea”. 
   España se consagraba como país al Sagrado Corazón de Jesús.   


Alfonso XIII leyendo la fórmula de consagración en el Cerro de los Ángeles
   Pero más anterior aún es para nosotros la iniciativa del cardenal Sancha, siempre tan estrechamente unido a los deseos del Santo Padre, quien no solo ordenó secundar en Toledo la consagración celebrada en todo el mundo a instancias de León XIII en su encíclica Annum Sacrum, sino que también organizó un triduo preparatorio en la Catedral Primada durante los días previos, comenzando el viernes 9 de junio, solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús:
"En cada uno de los tres días, después de concluido el Coro del excelentísimo Cabildo, habrá por la tarde sermón en la Catedral; se rezarán el Santo Rosario y las nuevas letanías del Sagrado Corazón de Jesús, aprobadas por la Santa Sede, y el último día será la mencionada consagración, leyendo al efecto, desde el púlpito, la fórmula señalada por Su Santidad, y contestando a ella todos los fieles que se hallen presentes en la Iglesia Primada. Se ha encargado a los señores párrocos de la ciudad que exhorten a los feligreses para que asistan a dicho acto, y a los padres de familia, para que lleven a sus hijos y domésticos, a fin de ponerlos bajo el amparo y patrocinio del Corazón amantísimo de Jesús." 
Nuevas letanías del Corazón de Jesús y fórmula de consagración utilizadas en la consagración de 1899
   Así pues, Toledo se consagraba por primera vez al Corazón de Cristo aquella tarde del domingo 11 de junio de 1899.


Imagen del Corazón de Jesús ante la fachada de la catedral de Toledo

25/02/2019 : 110º Aniversario

Toledo, 25 de febrero de 2019 - 11:00 - Capilla de S. Pedro (Catedral de Toledo)
     Hoy es un día muy especial para todos los que le amamos y para aquellos a quienes él tanto ama. 

   Hace 110 años nos dejó para contemplar Su Rostro cara a cara y desde entonces no cesa de interceder por sus hijos, a los que dejó físicamente huérfanos pero llenos de esperanza y consuelo, ante la seguridad (como ya comentaban desde el extranjero al poco de fallecer) de que "nunca iría al Paraíso sin llevarles con él". 

     Nos encomendamos especialmente hoy, en su día, a su poderosa intercesión, totalmente confiados en que nuestras súplicas son ya atendidas; encomendamos a todos los que tanto lo necesitan física y espiritualmente y que se encomiendan a él en esa preciosa realidad que es la cadena de oración e intercesión de devotos. 

     Y una petición muy especial en este año pidiendo su intercesión para la apertura de tantas capillas de Adoración Perpetua en España que aún faltan; él, que fue apóstol infatigable de la Eucaristía, abra puertas y ventanas a la Gracia.


Clausura del año centenario Sopeña (1918-2018)

10 de enero: memoria litúrgica de la beata Mª Dolores Rodríguez Sopeña (1848-1918)

En este día en que clausuramos el año centenario de su muerte, recordamos la relación tan especial e intensa entre nuestros dos beatos, Ciriaco María y María Dolores. El trato entre ambos surgió en Cuba y se afianzó al máximo en Toledo, donde fueron herramientas privilegiadas en manos de Dios para dar a luz y consolidar la obra que aún hoy permanece y permanecerá dando fruto, el Instituto Catequista Dolores Sopeña, en el que están arraigados inseparablemente el Movimiento de Laicos y la Fundación.


Así cuenta ella en su autobiografía la reacción que tuvo el Beato cuando le comunican que lo que para él había sido algo inconcebible en ese momento (la fundación del Instituto), la Voluntad de Dios lo había transformado milagrosamente en una realidad:
"Después llegamos a la Casa de Toledo, donde nos hicieron un recibimiento solemne y espléndido. El Sr. Cardenal Sancha estaba loco de alegría; que cuando le llevaron nuestro telegrama de Roma diciendo: "el milagro está verificado", lloraba como un chiquillo, las abrazaba y no sabía lo que hacer para expresar su alegría..."
Y él mismo confiesa su predilección paternal hacia ellas, facilitándoles todo cuanto estaba en su mano en el momento en el que era consciente de cualquier necesidad de esos "palomarcitos":
"Yo no soy fundador, pero cuando aún reconozco que no soy fundador, Padre sí, y me siento con más corazón de Padre que tú de Madre."
Por lo que ella misma era consciente de que Sancha:
"De esta manera iba haciendo en todas las cosas y acontecimientos nuestra voluntad, renunciando a la suya. Luego solía lamentarse de la debilidad que tenía con nosotras."
Le pedimos al Señor en este día que nos conceda por su Misericordia poder tenerles muy pronto a ambos en la nómina de los santos.


El cardenal Sancha y su grey de Catarroja

En este día tan especial no podíamos dejar pasar por alto la coincidencia providencial del acto que se está celebrando en este momento en Catarroja (Valencia), inaugurándose una capilla de adoración eucarística perpetua, por la vinculación de esta población con el beato Ciriaco María Sancha. El último contacto que tuvieron los catarrojenses con él fue aquel 20 de abril de 1898, cuando las autoridades civiles que le habían acompañado en el tren desde Valencia, despedían en esta población al que había sido hasta entonces su arzobispo, y que debía partir rumbo a Toledo, donde le esperaba la Silla Primada.

Viene a la memoria agradecida aquella tremenda riada que sufrieron sus habitantes en 1897, inundando poblaciones enteras -una de las más afectadas fue Catarroja junto con el vecino Albal- y en la que el cardenal Sancha fue el primero en tomar la iniciativa para poner remedio a aquella catastrófica situación en la que tantas familias lo habían perdido todo o había muerto alguno de sus miembros.

Según recogen las crónicas valencianas de la época: 

"Las autoridades civiles, militares y eclesiásticas acordaron iniciar suscripciones en favor de los damnificados, y que se constituyeran juntas de socorro en los pueblos inundados para allegar recursos y atender las primeras necesidades de los damnificados. Se abrió la suscripción encabezada con el donativo del cardenal Sancha, arzobispo de Valencia, con 2.000 pesetas."

Y no conformándose con lo que había donado oficialmente en la Junta de socorro de Valencia, se acercó hasta Catarroja para repartir limosnas entre aquella gente:

"El Cardenal Arzobispo Sr. Sancha repartió ayer cuantiosas limosnas en Catarroja"

Capilla de Adoración Eucarística Perpetua de Catarroja (Valencia) - Parroquia de María Madre de la Iglesia, 25.02.2018
Damos gracias a Dios por su arduo empeño en la evangelización a través del culto eucarístico, convocando en Valencia el I Congreso eucarístico nacional en 1893. Le pedimos de manera especial que hoy, en su dies natalis, interceda por su grey valenciana, a la que tanto amaba, y continúe desde el Cielo esa preciosa obra eucarística que sembró, pidiendo al Señor que suscite un buen número de adoradores que le den gloria día y noche en esta nueva capillita que desde hoy ponemos bajo su especial protección.


25 de febrero de 2018
Día de su memoria litúrgica y 109º aniversario de su muerte

25/02/2018 : 109º Aniversario



Flores frescas desde hace 25 años...

¡GRACIAS!, amigo fuerte de Dios, amigo fiel de mi alma, 
por estos 25 años acompañando mi caminar.

Gracias por tu sonrisa, tu penetrante mirada, 
tu eterna escucha, tu "siempre estar".

Gracias por aquel primer gran milagro,
y por tantos otros, incontables, que vinieron detrás...

Prosigamos juntos el camino; 
de tu mano, con los tuyos, al Paraíso me conducirás.



(25 octubre 1992 - 25 octubre 2017)


Yo sé que estás conmigo, porque todas
las cosas se me han vuelto claridad:
porque tengo la sed y el agua juntas
en el jardín de mi sereno afán.

Yo sé que estás conmigo, porque he visto
en las cosas tu sombra, que es la paz;
Y se me han aclarado las razones
de los hechos humildes, y el andar
por el camino blanco, se me ha hecho
un ejercicio de felicidad.

No he sido arrebatada sobre nubes
ni he sentido tu voz, ni me he salido
del prado verde donde suelo andar…
¡otra vez, como ayer, te he conocido
por la manera de partir el pan!


18/10/2017 : VIII Aniversario Beatificación

Un año más hemos conmemorado el VIII aniversario de la beatificación del cardenal Sancha celebrando la Eucaristía en acción de gracias sobre el altar de la capilla de san Pedro de la catedral de Toledo, donde se encuentran sus reliquias desde el 18 de octubre de 2009.

Entre los asistentes se encontraban las Hermanas de la Caridad del Cardenal Sancha y un numeroso grupo de fieles devotos procedentes de diversos lugares, que han querido unirse una vez más a esta celebración para dar gracias a Dios por su beatificación y su constante intercesión, así como pedir la gracia de su pronta canonización.

Toledo, 18 de octubre de 2017 . 17:30 . Capilla de S. Pedro (Catedral de Toledo)
La celebración ha sido presidida por don Juan-Miguel Ferrer, deán de la Catedral, con quien han concelebrado don Tomás Ruiz, don José María Ruiz y don Carlos-Miguel García, vicepostulador de la Causa de canonización. Don Juan-Miguel ha aprovechado la coincidencia de la fiesta de san Lucas evangelista con el aniversario de la beatificación del cardenal Sancha para comparar algunos rasgos coincidentes en ambos; al primero se le identifica como “el evangelista de la ternura y la misericordia del Salvador”, lo que también puede aplicarse a la personalidad y estilo de vida del Beato, así como su común amor y devoción filial a la Virgen María.

Asimismo ha reflexionado en su homilía sobre la importancia del culto a los santos, ya que “Dios nos los regala para estimular en nosotros la santa confianza”. En este sentido, ha definido la caridad de Dios hacia nosotros como “una mirada personal que es capaz de regenerar una vida entera”, por lo que a imitación del Beato debemos ser siempre reflejo de esa caridad para los demás a través de nuestra propia vida, ejerciéndola no solo en un sentido material, sino “poniéndonos como limosna para el prójimo”, como hacía él.

El P. Brosel, relator de las Causas de los Santos

Desde esta página felicitamos a don José Jaime Brosel, postulador de la Causa de canonización del cardenal Sancha, que ha sido nombrado hoy por el Santo Padre "relator de la Congregación de las Causas de los Santos".

Le encomendamos especialmente en esta nueva tarea que comienza hoy.

D. José Jaime Brosel con el papa Francisco

El cardenal Sancha, purpurado y sociólogo

Del 11 al 15 de Septiembre, las diócesis de Jaén y Guadix acogieron el XXX Congreso de la Asociación de Archiveros de la Iglesia en España que, bajo el título "Catolicismo Social y Archivos de la Iglesia", profundizó en el catolicismo social de los siglos XIX y XX.

El jueves 14, a las 12 de la mañana, el salón de actos del Seminario Diocesano de la diócesis de Jaén fue el escenario de la ponencia del vicepostulador de la Causa de canonización del beato Ciriaco María Sancha y Hervás, don Carlos Miguel García Nieto, que llevaba por título "El cardenal Sancha, purpurado y sociólogo", y en la que dibujó la semblanza y la obra del Cardenal.

Momento de la conferencia - Seminario diocesano de Jaén, 14/09/2017
En las distintas intervenciones, los ponentes dieron a conocer la ingente labor desarrollada por la Iglesia y sus instituciones en el campo benéfico asistencial y educativo, dentro del panorama socioeconómico y cultural de la época. En esta etapa crucial de la Historia, los hombres y mujeres de Iglesia, de acuerdo a su misión evangélica, pusieron en práctica el Evangelio para hacer una sociedad más solidaria y más justa en una época que lo demandaba, y que ha quedado reflejado en los documentos que se custodian especialmente en los archivos eclesiásticos.

125º Aniversario del Colegio Español de Roma


(1/4/1892 - 1/4/2017)

  Mosén Sol                Merry del Val
El Pontificio Colegio Español "San José" de Roma cumple en el día de hoy 125 años de su fundación por el beato Manuel Domingo y Sol (1836-1909).

Mosén Sol contó con la ayuda y colaboración del futuro cardenal Rafael Merry del Val (1865-1930), de ascendencia española, que fue el primer director espiritual del Colegio.

El 1 de abril de 1892 llegaron los once primeros colegiales, tutelados por el primer rector, don Benjamín Miñana, instalándose provisional­mente en la Iglesia Nacional Española de Montserrat, en via Giulia y después en el Palacio Altieri, frente a la Piazza del Gesù, al comenzar el curso 1894-95 se estableció definitivamente en el Palacio Altemps, hoy sede del Museo Nacional Romano, situado en Via di Sant’Apollina­re, cerca de Piazza Navona. Este histórico edificio, ennoblecido por la capilla del Pontífice San Aniceto, Mártir, cuyos restos sagrados descansan allí, y también por la memoria de San Carlos Borromeo, fue cedido en uso y usufructo a los obispos españoles por León XIII, con la condi­ción de que lo usasen para recibir y cuidar a los seminaristas de sus diócesis para ampliar los estudios eclesiásticos, hasta fijar su actual ubicación en Via Torre Rossa.

Montserrat                          Palacio Altieri                                    Palacio Altemps                                  Via Torre Rossa         
El mismo Papa nombró patronos del Colegio a los cardenales-arzobispos de Toledo y Sevilla, por lo que el cardenal Sancha ostentó este honor entre los años 1898-1909.

25/02/2017 : 108º Aniversario

Un Evangelio andante...


El pasado sábado se celebró la memoria litúrgica del beato cardenal Sancha, que tiene lugar cada 25 de febrero, y por este motivo se celebró una misa solemne para festejarlo en la capilla de San Pedro de la Catedral de Toledo, lugar que alberga sus reliquias. La celebración fue presidida por el nuevo deán, Mons. Juan-Miguel Ferrer Grenesche, con quien concelebró el vicepostulador de la Causa de canonización del Beato, don Carlos-Miguel García Nieto, el delegado episcopal de Cáritas diocesana, don José María Cabrero, y los padres benedictinos de la comunidad de Montserrat en Madrid, José María Ruiz y Ramón Álvarez.

A la celebración asistieron muchos fieles devotos procedentes de diversos puntos de la geografía española, destacando el numeroso grupo de Povedilla (Albacete), que acudió en peregrinación a recibir la reliquia del Beato junto con su retrato, que serán expuestos para la veneración de los fieles en su templo parroquial. Los toledanos también honraron como cada año la memoria del Cardenal con sus flores y su presencia, así como una representación de algunas comunidades religiosas vinculadas a él, como las Hermanas de la Caridad del Cardenal Sancha, las Siervas de María, las Damas Catequistas y las Religiosas de María Inmaculada. Asimismo, se unieron desde la distancia con sus celebraciones litúrgicas la comunidad trapense de Alloz (Navarra) y las Siervas de María de la Casa Madre de Chamberí (Madrid).

Don Juan-Miguel Ferrer comenzó destacando en su homilía el amor que el Cardenal tenía a los pobres, la caridad vivida de manera radical. Igualmente su preocupación constante por la unidad de la Iglesia, dejando a un lado las divisiones propias de los hombres, que nacen de nuestros pecados, de nuestros egoísmos, y que llevan a las banderías. El beato Ciriaco María no se quedó solo en el panorama de nuestra Patria: como hombre de Iglesia miraba siempre al ancho y dilatado horizonte de la Iglesia universal, destacando además en él una adhesión sincera y filial a los papas que jalonaron su vida.

El cardenal Sancha fue un Evangelio andante: lo había asimilado de tal manera, que le salía espontáneamente en sus relaciones con las personas, en sus opciones pastorales, en sus decisiones de gobierno, en su manera de afrontar y abordar los problemas, las alegrías y las penas de la vida… salía el Evangelio, se veía la realización concreta del Evangelio. Afrontó momentos y dificultades enormes en la vida de la Iglesia española, y lo hizo con sencillez y valentía; su fuerza, su audacia, no nacía de la presunción humana, nacía de un corazón contrito y humillado que se dejaba llenar cada día del sabor y de la fuerza del Evangelio, y eso le daba un valor al que no podía hacer frente ninguno de sus adversarios.  

Toledo, 25 de febrero de 2017 - 12:30 - Capilla de San Pedro (Catedral de Toledo)
Al término de la celebración, el vicepostulador de la Causa informó de la marcha del proceso de canonización, de cómo dos días antes, el jueves 23, se entregó en la Congregación para las Causas de los Santos el Summarium testium, conformado por los documentos concernientes a la curación acaecida tras implorar la intercesión del beato cardenal Sancha. Dichos documentos tendrán que ser estudiados por la comisión médica y teológica de la Congregación vaticana. Si el veredicto de dichas comisiones fuera favorable al reconocimiento de la curación como milagrosa, la canonización del cardenal Sancha tan sólo aguardaría la elección de fecha por parte del Santo Padre. 

18/10/2016 : VII Aniversario Beatificación

Un arzobispo de calle...


Un año más, hemos celebrado en Toledo el aniversario de la beatificación del cardenal Sancha. En la mañana y la tarde de ayer se celebró la Eucaristía en la capilla de san Pedro de la catedral de Toledo, en cuyo altar se encuentran desde el 18 de octubre de 2009 sus reliquias. 

La celebración matutina fue presidida por don Juan Sánchez Rodríguez, deán de la Catedral, quien mostró su admiración hacia una vocación que surgió en un ambiente muy humilde y llegó a la cumbre más alta de la jerarquía eclesiástica española sin dejar esa sencillez que tanto caracterizó al beato Ciriaco María. 

La Eucaristía de la tarde fue presidida por don Enrique Carrillo Morales, quien definió al Beato como un arzobispo de calle, por el apostolado tan a mano de sus diocesanos que desplegó en aquellas diócesis que pastoreó, resaltando su respuesta a la misión que Dios le confió, y que comparó con las palabras del profeta Jeremías: "Antes de formarte en el vientre, te escogí; antes de que salieras del seno materno, te consagré... yo pongo mis palabras en tu boca". 

Reliquias del Beato en la capilla de san Pedro (Catedral del Toledo)

En ambas celebraciones intervino don Carlos Miguel García Nieto, vicepostulador de la causa de canonización del Beato, el cual informó de la marcha del proceso y del nuevo impulso que el mismo experimenta con el nombramiento de un nuevo postulador en Roma, don José Jaime Brosel. 

A las celebraciones asistieron las Hermanas de la Caridad del Cardenal Sancha, las Siervas de María, las Religiosas de María Inmaculada y sus fieles devotos procedentes de diversas diócesis de España, que han querido unirse una vez más a esta celebración para dar gracias a Dios por su beatificación, así como pedir la gracia de su pronta canonización.

18 octubre 2016 : VII Aniversario Beatificación



El próximo MARTES 18 DE OCTUBRE

a las  10:30  de la mañana

a las  17:30  de la tarde

en el  VII ANIVERSARIO de su BEATIFICACIÓN,

se celebrará la  SANTA MISA  en acción de gracias 

en la  CAPILLA DE SAN PEDRO  de la  Catedral de Toledo. 

Al concluir la celebración, se venerarán sus reliquias.

Nueva publicación: "La reforma del Primado"

Como novedad se ha presentado recientemente la nueva publicación del biógrafo y vicepostulador de la causa de canonización del beato Ciriaco María Sancha, don Carlos Miguel García Nieto, catedrático de Historia de la Iglesia en el Instituto Superior de Estudios Teológicos San Ildefonso de Toledo, que lleva por título "La reforma del Primado".  

En ella se aborda el papel del cardenal Sancha como Primado. Por tanto, su ministerio episcopal especialmente en Toledo, si bien con una enorme resonancia nacional e internacional. Un momento histórico especialmente delicado para España, conocido como el “desastre del 98”, bisagra entre los siglos XIX y XX. 

El cardenal Sancha aparece retratado como el hombre que, desde la Iglesia, ofreció a la sociedad española el testimonio sereno y elocuente de una regeneración nacional que se reclamaba desde distintos ámbitos. Y lo hizo desde la sencillez, sirviendo a los demás desde un vida evangélica transparente. 

Los lectores que deseen adquirirlo podrán hacerlo a través de la Librería Pastoral Diocesana de Toledo a un precio de 5 €.

25/02/2016 : 107º Aniversario

En el contexto del Año de la Misericordia, el beato Sancha encarnó en sí los valores de misericordia y compasión: Padre los pobres, vivió pobre, murió paupérrimo. Con motivo de la memoria litúrgica del cardenal Sancha, que tiene lugar cada 25 de febrero, se celebraron dos misas solemnes para festejarlo en la capilla de San Pedro de la Catedral Primada de Toledo. 

La celebración matutina fue presidida en esta ocasión por el monje benedictino don José María Ruiz, con quien concelebró el deán don Juan Sánchez Rodríguez y algunos sacerdotes vinculados a la Causa como don Clemente Felipe Alcón, el sacerdote operario don Esteban Merchán y el vicepostulador. En la celebración vespertina presidió el biógrafo del Beato y vicepostulador de la Causa, don Carlos Miguel García Nieto, con quien concelebró don Tomás Ruiz Novés, canónigo de la Catedral. 

 A ambas celebraciones asistieron cientos de fieles devotos procedentes de diversos puntos de la geografía española, destacando el numeroso grupo de toledanos que acudió de toda la ciudad a honrar la memoria y continuar esta tradición centenaria toledana. Igualmente, acudieron una representación de algunas comunidades religiosas vinculadas a él, como las Hermanas de la Caridad del Cardenal Sancha, fundadas por él, las Siervas de María y las Damas Catequistas. 

Toledo, 25 de febrero de 2016 - 18:30 - Capilla de San Pedro (Catedral de Toledo)
El vicepostulador de la Causa informó de la marcha del proceso de canonización. Ya están en Roma todos los documentos concernientes a la curación acaecida tras implorar la intercesión del Beato Sancha. Dichos documentos están a disposición de la comisión médica y teológica de la Congregación vaticana para las Causas de los Santos. Si el veredicto de dichas comisiones es favorable al reconocimiento de la curación como milagrosa, la canonización del cardenal Sancha en Roma tan sólo aguardaría la elección de fecha por parte del Santo Padre. 

También se ha presentado el mueble-expositor que, patrocinado por el Excelentísimo Cabildo Primado, se ha ubicado al pie de las escaleras de la capilla de San Pedro. En dicho mueble se han colocado dípticos con la oración del Beato y su semblanza biográfica en seis idiomas. Asimismo hay dos huchas: una para depositar donativos para la causa de canonización (muy necesarios ante los esfuerzos que se están realizando para dar a conocer la figura del Beato y previendo los gastos que puede acarrear una pronta canonización); la otra hucha para introducir las intenciones que se desean presentar al Beato, a fin de que interceda por necesidades particulares. A los pies de dicho expositor se ha dispuesto un espacio para dejar las flores que las personas devotas desean se pongan en el altar del Beato. Flores que durante un siglo los fieles toledanos han ido dejando en la tumba del Cardenal, y cuya costumbre no se quiere perder. 

Por último, don Carlos Miguel informó de un artículo recientemente publicado, La reforma del Primado, que se puede adquirir en la Librería Pastoral de Toledo. En dicho artículo se aborda el papel del cardenal Sancha como Primado. Por tanto, su ministerio episcopal especialmente en Toledo, si bien con una enorme resonancia nacional e internacional. Un momento histórico especialmente delicado para España, conocido como el “desastre del 98”, bisagra entre los siglos XIX y XX. El cardenal Sancha aparece retratado como el hombre que, desde la Iglesia, ofreció a la sociedad española el testimonio sereno y elocuente de una regeneración nacional que se reclamaba desde distintos ámbitos. Y lo hizo desde la sencillez, sirviendo a los demás desde una vida evangélica transparente.

Pastor de la Misericordia

(Publicado en el Semanario Diocesano del Arzobispado de Toledo "Padre Nuestro" nº1392 de 21/02/2016)

18/10/2015 : VI Aniversario Beatificación

Cientos de fieles se dieron cita en el Templo Primado para recordar el sexto aniversario de la beatificación del cardenal Sancha, acontecida el 18 de octubre de 2009. La misa de las 12,15, que también celebraba el DOMUND, fue presidida por el señor deán, don Juan Sánchez Rodríguez, y contó con la presencia de tres concelebrantes más: don Carlos Miguel García Nieto, vicepostulador de la causa del Beato, don José Francisco Hernández Medina, E.P. y don Carlos Tonelli, E.P. Asimismo solemnizó el acto la coral San Jorge Mártir de Paiporta (Valencia), bajo la dirección de doña Encarna Romero de Ferrando, con un repertorio de música litúrgica clásica y teresiana.

Toledo, 18 de octubre de 2015 - 12:15 - Capilla Mayor (Catedral de Toledo)
Monseñor Sánchez Rodríguez, al inicio de la Eucaristía, hizo notar la coincidencia de que en ese mismo momento cuatro bienaventurados fueran canonizados en Roma por el papa Francisco: una religiosa española, un matrimonio francés y un párroco italiano. Igualmente destacó la celebración del DOMUND y el recuerdo agradecido a cuanto ocurrió hace seis años en la Catedral Primada con la beatificación del cardenal Sancha.

La homilía corrió a cargo de don Carlos Miguel García Nieto, el cual, al hilo del Evangelio del día, destacó la vida de los misioneros como un ocupar el último lugar para servir a los más débiles y desfavorecidos, convirtiéndose en misioneros de la misericordia. En este mismo sentido recordó las emociones que suscitó la beatificación del cardenal Sancha hace seis años. Se trataba del primer arzobispo toledano que subía a los altares desde la época visigoda. En aquel acto se leyeron las Letras Apostólicas que el papa Benedicto XVI envió, definiendo al nuevo beato como “diligente e infatigable testigo de Cristo, padre de los pobres y servidor de la unidad de la Iglesia”. Su humildad, su sencillez y su amor a los más desfavorecidos quedó reconocido en el bronce de su lápida sepulcral: “Hecho todo a todos con ardiente celo de caridad. Vivió pobre, murió paupérrimo”.

Al finalizar la Eucaristía, todos los asistentes se dirigieron procesionalmente a la capilla de San Pedro, donde se cantó la Salve Regina y se veneró la reliquia del beato Ciriaco María Sancha. El vicepostulador cerró el acto transmitiendo previsiones muy esperanzadoras sobre la marcha del proceso de canonización.
 
A este acto asistieron las Hermanas de la Caridad del cardenal Sancha, Damas Catequistas, Hijas de la Caridad, Heraldos del Evangelio, seminaristas de Toledo y Valencia, familiares del beato de Quintana del Pidio (Burgos), el presidente de la Junta Pro Corpus de Toledo, don Francisco Villacampa, el presidente de la Junta de Hermandades, Cofradías y Capítulos de Semana Santa de Toledo, don Antonio Torres Márquez y numerosos fieles devotos procedentes de Cuba, Costa Rica, Argentina, Getafe, Madrid, Paiporta, Valencia, Burgos y Toledo. 
 
Coral San Jorge Mártir de Paiporta (Valencia) en un momento de la celebración.
Un canto polifónico a la Virgen de los Desamparados (Mare de Déu) a cargo de la Coral San Jorge dio fin a la celebración, como emotivo homenaje a quien fue también arzobispo de Valencia antes de ser nombrado arzobispo de Toledo.

Obispo de santa Teresa

Monseñor Sancha (1889)
La toma de posesión de don Ciriaco María de la diócesis de Ávila, el 29 de junio de 1882, coincidió con la celebración del tercer centenario de la muerte de santa Teresa de Jesús, hija predilecta de la ciudad castellana. Su primera Carta pastoral la dedicaba a un tema del que, en palabras del nuevo obispo de Santa Teresa –así se denominaba a los prelados que ocupaban la sede abulense–, la «mística Doctora, ornamento precioso del catolicismo y estrella de primera magnitud que brilla en el firmamento de los justos», era maestra y guía: la oración. Dicha Carta, a la par que documento programático para el porvenir, pretendía también hacer balance de lo acontecido desde su entrada en la diócesis de san Segundo. 
    
Dos semanas después de su toma de posesión, el día de la Virgen del Carmen, don Ciriaco María dirigía una circular a sus diocesanos para que se dispusieran a recibir los frutos del Centenario. Coincidiendo con la conclusión de las labores del verano, partirían peregrinaciones desde todos los puntos de la Diócesis para visitar los lugares teresianos y venerar sus reliquias. Las peregrinaciones se organizarían en los arciprestazgos, previo acuerdo entre los sacerdotes y sus arciprestes. Importante era mantener el espíritu de conversión: guardar moderación en palabras y acciones, cantar por intervalos las divinas alabanzas, rezar el rosario, entonar algunas letrillas de santa Teresa... Al llegar a la ciudad, aparte de confesar y comulgar, tendrían que pedir a Dios por la exaltación de la fe católica, la conversión de los pecadores, la salud del papa, y la paz y prosperidad de España. 

El prelado tomó un gran empeño en los actos conmemorativos del Centenario. El boletín eclesiástico de Ávila es un fiel reflejo de cuantas peregrinaciones y actos diocesanos se verificaron a lo largo de ese año. La segunda quincena de septiembre estuvo repleta de peregrinaciones que acudían a la ciudad desde todos los puntos de la Diócesis. El obispo presidió todas las celebraciones. Fue precisamente el exceso de actividad lo que le hizo enfermar, viéndose obligado a abandonar por unos días la ciudad para reponer sus fuerzas. 
       
A punto de finalizar el mes de octubre, don Ciriaco María expresaba al nuncio su satisfacción por los frutos del Centenario: desde que se iniciaron las peregrinaciones hasta ese momento habían confesado y comulgado veinte mil personas. Y como agradecimiento a los favores espirituales concedidos por el papa, propuso la apertura de una colecta destinada a socorrer al pontífice, «que no cuenta con más medios de subsistencia que los que le proporciona la caridad de sus hijos». 

Había que acrecentar y dar continuidad a los frutos del Centenario. No bastaba con la meritoria devoción que su pueblo sentía hacia santa Teresa. Había que tomarla por modelo e imitarla en sus virtudes, emplear los medios de los que ella se sirvió para ser fiel a Dios y amar el bien. «Su ejercicio preferente y su alimento continuo era la oración; y en ese santo ejercicio hallaba el secreto de comunicarse con su Dios, de vencer las resistencias que las criaturas le ponían para seguirle, de proporcionar a su alma una paz envidiable que no podía dársela el mundo; de conservar en ella su candorosa inocencia y de emprender obras heroicas en bien de la Iglesia y de la religión». De ahí que el obispo de santa Teresa dedicara su primera Carta pastoral a la oración. Y lo hizo como era frecuente en él: con un arsenal de erudición, con un estilo accesible a todos, con amplitud y profundidad, intercalando citas bíblicas con otras de los Santos Padres y autores místicos.
La Carta iba dirigida a todos: sacerdotes, gobernantes, religiosas, esposos... A los primeros les instaba a perseverar en la oración «porque ella será vuestro consuelo y vuestro apoyo cuando os veáis odiados y perseguidos por el mundo, vuestro enemigo y enemigo también de Jesucristo». Encarecía a sus diocesanos a no dejar de orar, «porque así como os sería imposible el andar sin tener pies y el vivir sin tener aire para la respiración, así también sin la plegaria os será imposible andar en la observancia de los preceptos de Dios y de nuestra Madre la Iglesia, vencer las graves y continuas tentaciones que hay en el mundo, evitar el pecado y conservaros en la gracia y amistad de Dios». 

"Los Cuatro Postes" (Ávila)
Su entusiasmo por la mística abulense tuvo una continuidad años más tarde en una curiosa iniciativa: erigir ermitas en los lugares significativos donde la santa hubiera protagonizado algún hecho singular –por ejemplo, en los Cuatro Postes–. Don Ciriaco María también velaba por los intereses de Ávila, queriendo atraer con esta idea algo más de vida a la ciudad amurallada. Recién clausurado el V Centenario del nacimiento de la Santa, nos viene muy bien recapacitar acerca de los frutos de este singular evento; y, siguiendo los consejos del beato cardenal Sancha –obispo de santa Teresa–, tomar a la mística abulense como maestra y guía de oración, llave imprescindible para una vida de santidad. 

D. Carlos Miguel García Nieto


Vicepostulador de la Causa de canonización del cardenal Sancha
y catedrático de Historia de la Iglesia en el I.T. San Ildefonso de Toledo


18 octubre 2015 : VI Aniversario Beatificación



El próximo  DOMINGO  18  DE  OCTUBRE  a  las 12:15 

en el  VI ANIVERSARIO de su BEATIFICACIÓN,  

se celebrará la  SANTA MISA  en acción de gracias 

en la  CAPILLA MAYOR  de la  Catedral de Toledo. 

Al concluir la celebración, los sacerdotes concelebrantes y todos los fieles marcharán procesionalmente hacia la capilla de San Pedro, donde se veneran sus reliquias.  

Allí se rezará la oración propia del Beato y se entonará un canto de gratitud al Señor por el regalo que su beatificación supone para la Iglesia española y universal.
 

* La celebración será retransmitida por el Canal Diocesano de Televisión, por lo que los devotos que no puedan acudir podrán seguirnos en directo a través del canal en sus televisores o por la web :   



y por la emisora diocesana Radio Santa María de Toledo, por lo que también podrán seguirlo a través de sus frecuencias o en su web :

http://rtvd.org/Player/radio/index.html 

Siervo bueno y fiel...

D. Rogelio
"Siervo bueno y fiel, entra en el gozo de tu Señor" (Mt. 25, 14-30)
   
   Amanecíamos esta mañana en Toledo con la noticia del fallecimiento de don Rogelio Ramos Ramírez, quien durante tantos años ha sido el vicepostulador de la causa de canonización del cardenal Sancha y ejerció últimamente su ministerio sacerdotal como capellán de las religiosas agustinas "gaitanas" de Toledo.
   Un sacerdote bueno y fiel, que luchó y trabajó tanto por ver al cardenal Sancha en los altares. El Señor premie todo su esfuerzo y entrega ministerial recompensándole con un buen sitio junto a nuestro ya Beato en el Cielo.
   Oramos por su eterno descanso y transmitimos desde esta página a sus familiares nuestras más sinceras condolencias. Desde el Cielo nos ayudará más en esta causa "tan suya" a los que quedamos trabajando aquí en la Tierra. Descanse en la Paz del Señor.
  
(La misa exequial y posterior entierro se celebrará este domingo 30 de agosto a las 17:30 h. en la capilla de la Casa Sacerdotal de Toledo)

"Su nombre será siempre recordado"

Gélida mañana invernal, amanecer triste en Toledo, es jueves, 25 de febrero de 1909. Desde las 6 de la mañana están doblando a intervalos las campanas de la catedral y de las iglesias parroquiales. A las 2:30 el corazón del “padre de los pobres” dejó de latir en la ciudad para comenzar a latir para siempre en la eternidad…

Plaza del Ayuntamiento, Toledo. Vista del Palacio Arzobispal (dcha.) / Fotografía de C. Alguacil





Así recogía el sentir de la sociedad de la época el diario ABC :

“De cómo el cardenal Sancha ha cumplido en todas partes los importantísimos deberes de su alto ministerio no es necesario hablar; lo pregonan sus pastorales, sus publicaciones, y sobre todo, el respeto, la consideración y el cariño que ha logrado alcanzar de todos sus diocesanos, el alto prestigio de que gozaba y la simpática popularidad de que era objeto.”

Vista de sesión en el Senado de España
También en Madrid, el Senado de España, en la sesión del día siguiente a su fallecimiento, recoge las intervenciones de algunos de sus más ilustres miembros, quienes no ahorran palabras para enaltecer su persona y reconocer su trascendencia para España, especificando que “por unanimidad se hace constar en acta el sentimiento de la Cámara”:   

“Su nombre será siempre recordado en los anales de la Iglesia y en la Historia de la patria como ejemplar modelo de prelados eminentes y espejo de hombres virtuosos. Seguramente habrá ya recibido en la eternidad el premio condigno a su celoso apostolado y a los excelsos beneficios que derramó a su paso por la tierra...”